PAISAJE INOLVIDABLE, CAMINO A IRUYA

IRUYA, Salta, Argentina, 22/09/18.- Recorrer el camino que va hacia Iruya es una experiencia que resulta inolvidable. El paisaje es tan bello que conmueve; las vistas se suceden en forma ininterrumpida. Cada curva del camino muestra un paisaje nuevo y pleno de belleza. Iruya, una región privilegiada sin lugar a dudas, es una exquisita muestra de la belleza del maravilloso planeta que nos da.la vida a todos. (Foto: Ahln). — enNOTIRUYA – El Periódico de Iruya.

Anuncios

CAMINO A IRUYA, UNA FANTASÍA QUE SE VIVE

IRUYA, Salta, Argentina, 17/09/18.- El camino a Iruya es de esos caminos que valen la pena ser recorridos una y otra vez. Y cada vez se volverá a admirar las vistas únicas, como una fantasía que se vive plenamente. En la imagen, parte del camino a Iruya y el que desciende a Colanzuli. (Foto: Kevin Jones – originally posted to Flickr as Road to Iruya, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=6448623) — en IRUYA, Salta, Argentina.

UN ALTO EN EL CAMINO HACIA IRUYA

IRUYA, Salta, Argentina, 15/09/18.- Un grupo de personas que viaja hacia Iruya hace un alto en el camino. Es momento de llegar junto a la gran apacheta y ofrendar a la Pachamama. En Abra del Cóndor, límite entre las provincias de Jujuy y Salta, a 4000 msnm. Al fondo de la imagen, recortándose en el cielo azul, el majestuoso cerro Morado observa la escena desde lo alto. (Foto: Gustavo Andrada). — en IRUYA, Salta, Argentina.

OBSERVANDO EL CAMINO DE DESCENSO HACIA IRUYA, DESDE EL ÓMNIBUS

IRUYA, Salta, Argentina, 27/07/18.- El camino desciende hacia Iruya y faltan unos 15 km para llegar. La vista desde el ómnibus es única. Dan ganas de congelar estos mágicos instantes en el tiempo, para disfrutar sin fin de esta sensación única. (Foto: Mariano Conde). — en IRUYA, Salta, Argentina.

IRUYA BAJO UN MANTO DE NUBES BLANCAS

IRUYA, Salta, Argentina.- Camino hacia Iruya, una visión que impacta logra captar toda la atención. Montañas lejanas, de tonos azulados y grisáceos, se perfilan en el horizonte. Un manto de densas nubes blancas al centro, parece un lago mitológico con aguas en ebullición. Debajo de la escena, justo al centro de la capa de nubes, está Iruya. (Foto: Anna Neme).

NUBES POR ARRIBA Y CURVAS POR ABAJO, CAMINO A IRUYA

IRUYA, Salta, Argentina.- Camino a Iruya, observar el paisaje puede ser una experiencia única. Nubes blancas sobre un fondo celeste puro juegan arriba en el cielo. Por abajo, las curvas y contracurvas hacen que el paisaje sea de lo más variado. (Foto: Carlos Icardi).

CAPRICHOSAS CURVAS CAMINO A IRUYA

IRUYA, Salta, Argentina.- El camino a Iruya tiene en ciertas partes curvas muy cerradas, que parecen diseñadas por alguien muy caprichoso. Sucede que el relieve y la presencia de masas de roca hacen que el trazado sea complicado. Pero todo ello tiene una ventaja adicional; al dar vueltas permanentemente, el paisaje cambia una y otra vez, haciendo que su recorrido sea atrapante. (Foto: Belén Wedeltoft).

EL IMPACTANTE CAMINO A IRUYA

IRUYA, Salta, Argentina.- El camino a Iruya, una vez dejada atrás el Abra del Cóndor y ya en la ruta provincial 133, es verdaderamente impactante. Con las curvas muy pronunciadas y un impresionante zigzag que recuerda a alguna de las figuras de Nazca, inmerso en un paisaje único, se ve más lejos la comunidad de Campo Carreras. La toma corresponde a la época de verano. (Foto: relato NOA).

PIE DE LA CUESTA, CAMINO A IRUYA

IRUYA, Salta, Argentina.- En el camino hacia Iruya, unos 13 km antes de llegar, se encuentra el paraje Pie de la Cuesta. Allí hay una pocas viviendas, el lugar donde duermen la gente de Vialidad de Salta, y la gruta a la Virgen del Camino. Se llega a este paraje luego de descender una ladera muy empinada, con varias curvas prácticamente a 180 grados. Y el paisaje es espectacular. (Foto: Anna Neme).

EL CAMINO A IRUYA, UNA EXPERIENCIA ÚNICA

IRUYA, Salta, Argentina.- El camino que conduce a Iruya tiene vistas espectaculares. Montañas de colores muy variados, el camino que serpentea con curvas pronunciadas, quebradas, la playa del río bien abajo, el Cerro Morado (5100 msnm), sorprenden a quien recorre estos 54 km desde la ruta nacional 9 hasta Iruya.
Recorrer este camino significa una experiencia única, que hará que el viajero vaya de una sorpresa en otra. (Foto: Néstor Riera).